• Horario

    HORARIOX

    LUNES16:00-21:00

    MARTES10:00-13:30 y 16:00-21:00

    MIÉRCOLES 16:00-21:00

    JUEVES16:00-21:00

    VIERNES16:00-21:00

    SÁBADOCERRADO

    DOMINGOCERRADO

  • 964-724-928

NOTICIAS

La rodilla del corredor: el síndrome de la cintilla iliotibial

Por Álvaro Meliá Ballester | - Fisioterapia | enero 31, 2018

La rodilla del corredor

Son muchos los pacientes que acuden a Fisiocenter con síntomas claros de sufrir el síndrome cintilla iliotibial, conocido también como la “rodilla del corredor”. Una lesión que afecta principalmente a corredores y triatletas y que presenta dolor en la parte lateral de la rodilla por sobreuso.

Los últimos estudios realizados sugieren que la causa del síndrome cintilla iliotibial es la compresión que se produce en los 30º de flexión de la rodilla junto con una rotación interna de la tibial y abducción de cadera, con una capa de grasa que existe entre el cóndilo lateral del fémur y la cintilla iliotibial. Este síndrome lleva al deportista a no poder entrenar o a tener que disminuir el ritmo del entrenamiento.

En un principio, los síntomas suelen aparecer al inicio de la actividad física y desaparece al finalizar el ejercicio, pero con el tiempo, estos síntomas pueden empezar a aparecer en la realización de actividades físicas cotidianas como subir escaleras o permanecer sentado durante mucho tiempo, por ejemplo.

En el diagnóstico de esta lesión el paciente suele mostrar dolor agudo con sensación de quemazón en la parte lateral de la rodilla que se incrementa al flexionar la rodilla y durante la palpación. En ocasiones, también existe sensación de crepitación en la flexo-extensión.

La Ecografía será clave, para acertar con el diagnóstico final, ya que aparecerá engrosamiento de la inserción del Tensor de la Fascia Lata (TFL) y/o del tendón popliteo, que podría ir acompañado de presencia de líquido.

El diagnóstico y tratamiento precoz de esta lesión es fundamental para garantizar una buena recuperación del paciente. Lo primero que hay que hacer es ver las deficiencias y asimetrías de fuerza en músculos estabilizadores. Una vez identificado el problema, desde Fisiocenter recomendamos dividir el tratamiento en 4 partes:
  1. Tratamiento con fisioterapia avanzada e invasiva (EPI, Neuromodulación, Punción seca, mesoterapia) siempre guiada con Ecografía para actuar sobre el foco de lesión y para poder seguir la evolución.
  2. Ejercicios de fortalecimiento: Estos ejercicios son fundamentales para la recuperación del paciente. La estabilización de la pelvis, trabajar la fuerza del glúteo medio, glúteo mayor y core se encuentran entre los ejercicios que recomendamos para fortalecer y que deben estar siempre supervisados por un fisioterapeuta.
  3. Corrección y ajustes en la técnica de carrera: El objetivo de esta parte es conseguir que el paciente realice una menor sobrecarga sobre las articulaciones de los miembros inferiores.
  4. Control del volumen de las carreras: Planificar el número de días y la intensidad de los entrenamientos para dar tiempo al proceso de adaptación y a la regeneración de tejidos.

Desde Fisiocenter recomendamos la pronta visita ante los primeros síntomas para una precoz detección de la “rodilla del corredor” y así facilitar la recuperación del paciente.

No hay comentarios para "La rodilla del corredor: el síndrome de la cintilla iliotibial"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cocinaremociones | Crossmedia